Never forget: las mascarillas más inútiles pero más graciosas que nos dejó la pandemia