Cuando el rey Juan Carlos y Kiko Rivera hablaron por teléfono