El regreso de Aznar o cómo reunificar la derecha

Aznar y Pablo Casado juntos pero cada uno en su lugar
Aznar quiere una refundación del centroderecha
Pablo Casado quiere moderación (de momento)
Díaz Ayuso aguarda su momento
FAES, Cayetana y otras hierbas genovesas
Volver a Colón: PP + Ciudadanos + Vox
La difícil papeleta de Pablo Casado
Génova, 13: se traspasa
Los viejos buenos tiempos
El temido sorpasso de Vox
Posible acuerdo con Ciudadanos
Pero Aznar quiere que quienes fueron su Nuevas Generaciones hagan más
Feijóo: la opción centrista
Aznar o la alargada sombra del pasado
Aznar y Pablo Casado juntos pero cada uno en su lugar

Se celebraba este 3 de marzo el 25 aniversario de la victoria del PP que en 1996 acabó con 14 años de sucesivos gobiernos socialistas al mando de Felipe González. Aznar ganó (por la mínima) y gobernó. Para recordar aquella fecha se han encontrado Pablo Casado y Aznar en un coloquio celebrado en la madrileña  Universidad Francisco de Vitoria. Y Aznar, ante el actual líder del PP, ha expuesto de nuevo su idea de que o el partido reunifica a la derecha volviendo a las esencias o no volverá a ganar.

Aznar quiere una refundación del centroderecha

Básicamente, Aznar quiere que el centroderecha vuelva a unirse como en los tiempos del bipartidismo. Y para eso pide, según recogía el diario El País, "dar la batalla de las ideas" y evitar la "indefinición". Lo ha dicho frente a Casado en el acto de celebración de su victoria del 96  utilizando un modo sinuoso de sugerir que, de alguna manera, hay que integrar a Vox (o a sus votantes radicalizados) en la casa de la derecha tradicional.

Pablo Casado quiere moderación (de momento)

El problema es que Pablo Casado no tiene claro que derechizar el PP sirva para algo. La famosa foto de Colón junto a Ciudadanos y Vox fue letal para los naranjas y muy poco provechosa para el PP. Por eso Casado plantó cara a Santiago Abascal en el Congreso cuando los de Vox presentaron su moción de censura. Ahora mismo la apuesta es por el centrismo.

Díaz Ayuso aguarda su momento

Pero hay en el PP quien comparte la idea de Aznar, que ya en otros tiempos acuñó el término de "derecha sin complejos". Véase a la presidenta madrileña, absolutamente desacomplejada a la hora de gobernar y, según sus enemigos, copiándole el estilo gamberro a Trump. Muchos analistas ven a Ayuso como una posible competidora de Casado si el liderazgo de este se erosiona a medio plazo.

FAES, Cayetana y otras hierbas genovesas

Fortalecer la identidad de derechas (incluso aproximándose a los postulados de la extrema derecha) es algo que se plantea desde FAES, la fundación del PP que promueve el debate ideológico y que controla gente muy próxima a Aznar. Comparte ese punto de vista Cayetana Álvarez de Toledo, a quien en el Congreso aplaudían incluso los diputados de Vox cuando era portavoz. Pero Casado decidió apartarla de esa función. Da igual, Cayetana Álvarez de Toledo sigue hablando.

Volver a Colón: PP + Ciudadanos + Vox

La reunificación que sueña Aznar resultaría, un poco, volver a la mencionada foto de Colón: sumar lo que queda de Ciudadanos pero también a Vox. ¿En forma de nuevo partido? ¿Como coalición? Es verdad que Santiago Abascal no deja de ser un joven aznarista que abandonó desencantado el partido . El PP fue su hogar. Pero ¿es fácil la vuelta del hijo pródigo?

La difícil papeleta de Pablo Casado

Lo cierto es que Aznar tiene motivos para la decepción: el PP no levanta cabeza. En las elecciones catalanas consiguió tres escaños y Vox logró 11. La búsqueda de acuerdos institucionales con el PSOE (TVE, Poder Judicial) sólo le reportan dolor de cabeza. Y las encuestas le colocan, en el mejor de los casos, en una situación de encefalograma plano frente a la subida de Vox.

Génova, 13: se traspasa

Tampoco ha convencido a todo el mundo dentro del partido el gesto de Pablo Casado de anunciar que el PP deja su sede en la madrileña calle Génova. Hay quien lo ha interpretado como una huida hacia adelante sin sentido.

Los viejos buenos tiempos

Adiós a la sede del PP donde se celebró la histórica victoria del 96. Una victoria en la que, por cierto, no se jugó a la carta de la derecha. En aquella ocasión, para buscar el voto centrista e incluso de votantes del PSOE hartos, Aznar reivindicó las ideas republicanas de Azaña y visitó al poeta comunista Rafael Alberti en su casa de El Puerto de Santa María. Luego pactó con Jordi Pujol para gobernar. Conseguida en la siguiente legislatura la mayoría absoluta, llegó la derechización.

El temido sorpasso de Vox

El temor en el PP, cuando miran las encuestas en las que Vox les pisa los talones, es que se produzca el sorpasso que Podemos no logró con el PSOE. Si eso se produjera, sería (desde luego) el fin de Pablo Casado como líder.

Posible acuerdo con Ciudadanos

En todo caso, de aquí a las próximas elecciones (y si los sondeos siguen dando a Ciudadanos un resultado tan pobre) se espera que Ciudadanos, con Inés Arrimadas a la cabeza, implore un acuerdo con el PP y el PP estaría dispuesto a ir a ello.

Pero Aznar quiere que quienes fueron su Nuevas Generaciones hagan más

Vox es la pieza política que, para Aznar y sus afines, hay que encajar con el PP. Con Ciudadanos no basta. Esa es la impresión de quienes creen que el camino está a la derecha.

Feijóo: la opción centrista

Y, sin embargo, también hay que tener en cuenta la opción centrista del presidente gallego. Núñez Feijóo ganó las elecciones en su comunidad autónoma cómodamente y ostenta una apacible mayoría absoluta. Entiende que el centro es un buen lugar para captar votos. Y los analistas están convencidos de que espera su turno para liderar el PP.

Aznar o la alargada sombra del pasado

Las opiniones de Aznar siguen pesando en el PP (y un muy estrecho colaborador suyo, Miguel Ángel Rodríguez, es jefe de gabinete de Ayuso) pero el ex presidente no deja de ser el pasado. De ahí que, como Sánchez con Felipe González (aunque no tanto), Pablo Casado tome sus propias decisiones sin contar con el consejo de su antecesor en el liderazgo del PP. Y, sin embargo, Aznar ha vuelto y sueña con una derecha reunificada que, como en 1996, reconquiste el poder.

Más para ti