Así era España cuando se aprobó la Constitución