¿Qué ha pasado con la familia de Jenni Rivera tras su muerte? Así son ahora

Hace ya poco más de cinco años que Jenni Rivera murió sorpresivamente en un accidente aéreo cuando viajaba de Monterrey a Toluca tras dar un concierto. 

El 9 de diciembre de 2012, la aeronave cayó en el rancho El Tecote, en el estado de Nuevo León. Tras varias investigaciones, se determinó que no falleció víctima de un atentado, sino por una falla técnica del avión. 

Desde la muerte de “La Gran Señora”, toda su familia ha estado en medio de especulaciones y escándalos. 

Para la “Diva de la Banda” era muy importante su familia y esta era muy popular sobre todo porque la gente la conoció gracias al reality “I Love Jenni”, en el que la cantante mostraba aspectos de su vida cotidiana en Los Ángeles. 

Pero desde la partida de Jenni, la vida de sus familiares cercanos cambió como era de esperarse, entre ellos la de sus papás, Pedro Rivera y Rosa Saavedra, quienes aunque ya estaban separados, han estado pendiente todo este tiempo de las investigación sobre las causas que provocaron el accidente aéreo. 

Además, el llamado “Patriarca del Corrido” sigue desarrollando proyectos en la industria musical, ya que acaba de adquirir un lugar para firmar a varios artistas.

De lo último que se supo de doña Rosa fue que tuvo un accidente casero debido a la exploción de una licuadora, provocándole varias heridas en el cuello y en el rostro. 

Luego del luto por la partida de Jenni, en la familia comenzaron los problemas sobre todo debido a la herencia. 

De los cinco hermanos de la cantante, Lupillo, Juan, Pedro, Gustavo y Rosie; fue esta última la que al final se quedó al frente de todos los bienes al ser designada como albacea de la fortuna de Jenni. 

Cuando su hermana vivía, a Rosie no le gustaba la vida pública, pero después sin buscarlo se convirtió en una de las cabezas de su familia. 

Y el año pasado debutó como conductora en el programa Despierta América.  

Rosie está casada con el líder de alabanzas, Abel Flores, con quien forma una familia con sus dos hijas. 

Además, sigue ayudando a madres solteras a través de la Jenni Rivera Love Foundation. Y en el 2015, Rosie fundó el movimiento Sister Samalia con el objetivo de restaurar y elevar a las mujeres que han sido víctimas de abuso sexual, tráfico sexual, drogas y violencia doméstica.

El otro hermano famoso de la cantante, Lupillo Rivera, ha continuado con su carrera musical, aunque ha tenido muchos problemas con la familia, por lo que se ha alejado de ella. 

A finales del 2017, fue muy criticado porque regresó al lugar donde cayó el avión en el que iba su hermana para grabar un video de la canción “No Llega el Olvido”, en homenaje a su quinto aniversario luctuoso. 

Por supuesto, otra parte importante de la vida de la “Diva de la Banda” fueron sus cinco hijos: Janney (Chiquis), Jacqueline, Michael, Jenicka y Johnny, a quienes concibió en dos matrimonios. 

Luego de la muerte de su mamá, Chiquis Rivera se ha convertido en la más famosa de todos, no sólo por ser la mayor, sino por el lanzamiento de su carrera musical.

Seguir los pasos de Jenni, le ha valido muchas críticas a Chiquis, pues algunos creen que se está colgando de la fama de su madre. También tuvo su programa “Chiquis Confidential”.

Y aunque la custodia de Johnny y Jenicka, sus dos hermanos menores, la tenía su tía Rosie, en el 2014 la peleó y se la concedieron. 

Chiquis también escribió un libro llamado “Perdón”, y de hecho perdonó a su padre quien fue condenado por abusar sexualmente de ella, aunque no lo ha ido a visitar a la cárcel. 

La vida amorosa de la cantante de 32 años también ha estado en el ojo del huracán, pues primero tuvo una relación con Ángel del Villar, que no terminó bien. 

Y luego tuvo un noviazgo con el cantante Lorenzo Méndez (vocalista de La Original Banda Limón), y aunque ya se hablaba de boda, hace poco se separaron. 

Además, hace unos meses fue operada de emergencia por unos quistes que tenía en un ovario, y de paso decidió congelar algunos óvulos por si no podía concebir en un futuro. 

Y se ha hablado mucho del distanciamiento que actualmente tiene de su tío Lupillo Rivera, pues él ha dicho que sabe que Chiquis no se portó del todo bien con su mamá. 

Por su parte, en estos cinco años que no ha estado su mamá, Jackie Rivera, su segunda hija, ha logrado bajar 23 kilos y decidió incursionar en la música, pero cristiana.

De hecho, ella era considerada la rebelde de la familia y ha hecho revelaciones sobre que consumía drogas y había tenido relaciones con personas del mismo sexo.

La joven se casó con Mike Campos y tienen tres hijos, pero a finales de 2017 anunció su divorció tras cinco años de matrimonio.

Michael, el tercer hijo de la “Mariposa de Barrio”, se ha mantenido un poco alejado de los reflectores y se ha convertido en un padre soltero que cuida amorosamente a su hija, quien tiene autismo. 

Además, hoy tiene su propia compañía para hacer anuncios publicitarios. 

Jenicka, su cuarta hija y a quien Jenni tuvo con su segundo esposo Juan López, se dedicó a trabajar en su canal de YouTube. 

La joven de 20 años ya le pidió a su hermana Chiquis irse a vivir sola, porque considera que ya es más responsable e independiente. 

Por su parte, el menor de los hijos de la intérprete, Johnny, desea a sus 16 años ser cantante y director de cine. 

Y uno de sus logros en este tiempo fue graduarse de la preparatoria; de hecho, comentó que terminó la escuela en honor a su mamá, pues para ella era muy importante la educación.  

Eso sí, a finales del 2017, el joven comenzó a estar en medio de la polémica porque admitió públicamente que era homosexual.

Y aunque ha recibido muchas críticas, las ha enfrentado valientemente porque se considera una persona más valiente y maduro.  

Hay que mencionar que los cinco hijos de Jenni se han vueltos más famosos porque son los protagonistas del reality “The Riveras”, donde muestran su convivencia familia. De hecho, este año se estrenó la tercera temporada. 

Otra cosa que ha cambiado en la familia es que vendieron en 2016 la icónica mansión de Jenni en 4.15 millones de dólares. Nick Lachey y su esposa, Vanessa Minnillo, son los nuevos dueños. 

Y aunque ya no es de la familia, Esteban Loaiza, viudo de Jenni Rivera, ha estado inmerso en un gran escándalo porque fue arrestado el pasado 9 de febrero acusado de posesión, transportación e intento de distribución de más de 20 kilos de cocaína.

Pese a todo, el exbeisbolista podría salir pronto de prisión pues una jueza le impuso pagar 200 mil dólares como fianza y usar un grillete electrónico para estar en arresto domiciliario en la casa de su hermana, en lo que continúa su juicio. 

Sin duda, a poco más de cinco años de la muerte de Jenni Rivera, la gente no sólo sigue recordando sus canciones y buen corazón, sino que su familia ha seguido poniendo el apellido Rivera en los titulares de los periódicos… para bien y para mal.  

Más para ti