Jaime Camil, un súper papá en USA