El ataque de la variante delta de la Covid 19 obliga a cerrar una capital europea