Covid-19: nuevos confinamientos y protestas violentas