¿Por qué hay desabastecimiento en gasolineras y tiendas del Reino Unido?

No hay gasolina
Escasez en algunos supermercados
El BREXIT es la causa
20.000 camioneros menos
Otros productos que faltan
Temor a que trabajadores sanitarios no puedan llegar al trabajo
Boris Johnson en aprietos
UK First
De vuelta a los 70 del siglo XX
Escasez de nuevo
Madrugar para echar gasolina
Gasolina para algunos trabajadores esenciales
Decir no al libre mercado tiene sus consecuencias
El BREXIT como trauma nacional
Keep Calm and Carry On
Marcha atrás en el BREXIT (temporalmente)
No hay gasolina

Días duros en Gran Bretaña. De caos y escasez de combustible en las gasolineras. Un septiembre difícil. Ha habido, incluso, peleas para repostar, gente tratando de conseguir combustible a golpes. Y no es gasolina el único producto que falta en Reino Unido.

Escasez en algunos supermercados

También han llegado de Gran Bretaña imágenes de supermercados donde resulta evidente la ausencia de numerosos productos. ¿Qué está pasando?

El BREXIT es la causa

La respuesta es simple: el BREXIT está provocando serios problemas de suministro a Gran Bretaña. La salida de la Unión Europa aspiraba, entre otras cosas, a promover que los británicos tuvieran prioridad frente a los trabajadores extranjeros. Pero la realidad es que hacen falta esos trabajadores extranjeros y, en este caso, se nota la ausencia de miles de camioneros no británicos expulsados del Reino Unido.

20.000 camioneros menos

Se calcula que unos 20.000 camioneros no británicos, que trabajaban en Reino Unido antes del BREXIT, han tenido que dejar el país. Porque se ha endurecido la legislación para lograr un permiso de trabajo en Gran Bretaña y, frente a las trabas burocráticas, muchos han decidido seguir trabajando sin problema en el resto de la Unión Europea. Así que no hay quien conduzca los camiones que suministran el combustible a las gasolineras y éstas, como se ve en la imagen, se colapsan.

Otros productos que faltan

Obviamente, el parón en la distribución afecta a otros productos. Lo más llamativo son los estantes vacíos en algunos supermercados pero ha habido casos más graves: la falta de tubos de cristal para recoger las muestras de sangre ha provocado que se suspendiesen análisis en algunos hospitales.

Temor a que trabajadores sanitarios no puedan llegar al trabajo

Con la gasolina provocando una ola de pánico, ya hay empresas que han optado por volver al teletrabajo general, como se hizo durante lo más crudo de la pandemia. El gobierno pide calma a los ciudadanos y que no se acapare gasolina porque, dicen, ello puede hacer que trabajadores esenciales (especialmente los sanitarios) no puedan llegar a su trabajo.

Boris Johnson en aprietos

Una crisis que Boris Johnson tiene que afrontar y en la que, incluso, ha sugerido que podría movilizar al ejército si hay que abastecer al país. Pero más allá de resolver esta escasez puntual de suministro, lo que toca es asumir que ciertos aspectos del BREXIT resultan absurdos en un mundo globalizado.

UK First

Igual que Trump clamaba 'America First!', el BREXIT se basaba en reclamar que lo británico estuviese antes que nada. Pero esta crisis de la gasolina demuestra que ningún país puede valerse por sí solo. Que la economía mundial está interconectada.

De vuelta a los 70 del siglo XX

Hay quien ha recordado, viendo las escenas de desabastecimiento, los lejanos 70 del siglo XX cuando las huelgas salvajes dejaban a Gran Bretaña al borde del caos y los supermercados tenían aspecto similar al de ahora.

Escasez de nuevo

De nuevo Gran Bretaña se enfrenta (como en periodos como el llamado "invierno del descontento", prólogo de la arrasadora victoria de Margaret Tatcher en 1979) a una situación de escasez de productos.

Madrugar para echar gasolina

En los relatos de los corresponsales extranjeros en el Reino Unido se habla de gente que acude de madrugada a esperar a que la gasolinera pueda suministrar combustible. Horas aguardando sin saber si la gasolina llegará.

Gasolina para algunos trabajadores esenciales

Se ha lanzado la idea de que algunos trabajadores (cuyo desplazamiento sea imprescindible) tengan prioridad para repostar. Pero Boris Johnson se resiste a ello. Habría que dar una documentación que se parecería demasiado a una especie de "cartilla de racionamiento".

Decir no al libre mercado tiene sus consecuencias

Capitalismo y restricciones a la libre circulación de trabajadores combinan mal. Lo cual está resultando evidente en Reino Unido.

El BREXIT como trauma nacional

El BREXIT salió adelante para alegría de la mitad de los británicos pero la otra mitad quedó traumatizada. Ahora las consecuencias de la salida de la Unión Europea ahondan esa división de la sociedad en polos cada vez más distantes.

Keep Calm and Carry On

Mantener la calma y seguir adelante, como reza el lema propagandístico que se popularizó durante la II Guerra Mundial en Gran Bretaña. De nuevo, ésa es la actitud que se recomienda a los británicos y en la que confía Boris Johnson: aguantar hasta que el temporal pase.

Marcha atrás en el BREXIT (temporalmente)

De momento, el gobierno británico se plantea suspender las reglas del BREXIT durante un tiempo y permitir a miles de camioneros extranjeros trabajar en el Reino Unido. Y que la gasolina vuelva a los lugares de repostaje y se acabe con las imágenes de caos que son una pesadilla para Boris Johnson.

ADEMÁS: Animales que se extinguieron

Más para ti