Peligro en la NBA por los jugadores antivacunas

NBA y pandemia
Pioneros en restricciones
La Burbuja NBA
Lakes, campeones en medio de la pandemia
El mensaje negacionista
Adam Silver, comisionado de la NBA
No obligatorio para jugadores
Un anonimato nada anónimo
Kyrie, la cabeza visible del no a la vacuna
El Big Three que será Big Two
Mucho dinero perdido
¿Retirada prematura?
No desde Washington
Bradley Beal
Cambio de parecer
Candidatos a todo
¿Qué pasa con Lebron?
Sí pero no
Respuesta de una leyenda
Michael Jordan
Porcentaje ínfimo pero relevante
Giannis, MVP en la pista y fuera de ella
NBA y pandemia

Que la pandemia de coronavirus ha cambiado la realidad tal y como la conocemos, es un hecho. Especialmente complicado ha sido para el mundo del deporte, donde la NBA ha sido un ejemplo desde el primer día. Y ahora el nivel y continuidad de esta emblemática liga está en peligro por un puñado de jugadores que no quieren vacunarse contra la Covid-19.

 

Pioneros en restricciones

Anticipándose a todo el mundo, a la NBA no le tembló la mano a la hora de suspender la competición cuando Rudy Gobert se convirtió en el primer positivo de la NBA. Fue el 12 de marzo de 2020 y mucha gente miró el movimiento con extrañeza.

La Burbuja NBA

A este parón siguió una de las mejores ideas de la historia del deporte: la burbuja NBA. La competición se trasladó a Disneyland, donde los integrantes de las plantillas estuvieron aislados del mundo durante dos meses, realizándose pruebas constantes y con un sistema de seguridad espectacular. La medida evitó una catástrofe económica.

Lakes, campeones en medio de la pandemia

El experimento fue un éxito y acabó proclamando a los Lakers campeones de la temporada más extraña de la historia.

 

El mensaje negacionista

Pero la nueva normalidad ha vuelto, el público regresa a las canchas y un porcentaje superior al 60% de la población estadounidense está vacunada. Eso sí, el mensaje negacionista ha calado más de lo esperado en gran parte de la sociedad y son muchos los ciudadanos que se niegan a que los preparados de Pfizer, Moderna y compañía entren en contacto con su organismo.

Adam Silver, comisionado de la NBA

En este grupo de negacionistas hay jugadores NBA que están poniendo en jaque la competición y, por tanto, muchos millones de dólares. De hecho, se estima que la burbuja 2020 evitó unas pérdidas de 1.500 millones de dólares a la NBA.

 

No obligatorio para jugadores

Los jugadores, a diferencia de cuerpo técnico, árbitros y empleados, no están obligados a vacunarse pero la normativa impuesta por Nueva York o San Francisco, que obliga a estar vacunado para trabajar en empresas en recintos cerrados.

Un anonimato nada anónimo

A pesar de que la NBA ha hecho lo posible por mantenerlos en el anonimato, algunos jugadores han declarado su condición negacionista, complicando el inicio de la temporada, previsto para el 19 de octubre.

Kyrie, la cabeza visible del no a la vacuna

El caso más conocido es el de Kyrie Irving (1992). El base de los Brooklyn Nets se niega a ponerse vacuna alguna y, siendo una de las grandes estrellas de la competición, el problema es de proporciones muy importantes.

El Big Three que será Big Two

A priori, Kyrie Irving estaba llamado a liderar el mejor Big Three de la historia, junto a James Harden y Kevin Durant, para lograr el anillo de campeones. Sin embargo, Steve Nash, entrenador de la franquicia, no podrá contar con él tras la drástica decisión del club: mientras no se vacune, no podrá jugar, así lo ha anunciado Sean Marks, gerente general del club, quien ha tomado la decisión en consonancia con el dueño del equipo, Joe Tsai.

Mucho dinero perdido

De momento, cada partido que no juegue Kyrie Irving, le costaría unos 400.000 dólares, a restar de su contrato de 35 millones que tiene esta temporada. Ante tal situación, los Nets se estarían planteando prescindir de su estrella, tal y como avanza Adrian Wojnarowski, y, obviamente, dejar de ofrecerle la ampliación de contrato en la que trabajaban, a razón de 198 millones por cuatro años, casi 50 millones por temporada.

¿Retirada prematura?

A pesar de esta situación, Kyrie Irving mantiene su decisión de no vacunarse y, en caso de ser traspasado, desde su entorno se desliza que podría retirarse. Lo haría con 29 años, 160 millones de dólares en ganancias y un anillo de campeón.

ADEMÁS: Deportistas multimillonarios que acabaron en la ruina

No desde Washington

En esta misma tesitura se encuentra la estrella de los Washington Wizards, Bradley Beal. El jugador ya se perdió los Juegos Olímpico, tras contraer el coronavirus, y a pesar de ello se mantiene en su idea de no vacunarse.

Bradley Beal

"Nos quieren obligar a vacunarnos pero, ¿por qué los vacunados aún contraen el Covid?", comentaba en el Media Day de Washington. Por el momento, el anotador de los Wizards sigue sin vacunarse, a la espera de ver qué pasa con su inicio de temporada.

Cambio de parecer

Situación similar pero distinta solución ha tenido el caso de Andrew Wiggins. El escolta de Golden State Warriors también se negaba a vacunarse, por lo que no iba a poder jugar con su equipo, pues la ley de California y San Francisco así lo estipula.

Candidatos a todo

Al negarse a jugar, el canadiense habría perdido en torno a 350.000 dólares por cada partido que se perdiera, además de limitar las aspiraciones de unos Warriors que vuelven a ser candidatos a todo.

"Me han obligado"

Finalmente, Andrew Wiggins ha cedido y se ha vacunado, por lo que Steve Kerr podrá contar con él durante toda la temporada. Eso sí, el escolta ha dejado claro en sus redes sociales que "me han obligado a vacunarme" y ha confiado en "estar sano dentro de 10 años".

¿Qué pasa con Lebron?

Y si la posición de los antivacunas influye en el normal desarrollo de la competición, las declaraciones de otros, lo hacen en las comunidades donde mayor influencia tienen. Es el caso de Lebron James, el rey innegable de la actual NBA, quien en sus últimas intervenciones había hablado de la vacuna con cierta ambigüedad.

Sí pero no

"Sólo puedo hablar por mí mismo. Todos tienen la opción de hacer lo que creen que es correcto para ellos y su familia", confesaba en el Media Day de Los Angeles Lakers.

Respuesta de una leyenda

El impacto de King James en la comunidad negra hace que mucha gente siga sus palabras como un mandado legal y se nieguen a ponerse la vacuna. Ha tenido que venir otra leyenda como Kareem Abdul-Jabbar a corregir a su alter ego laker en la actualidad. "Lo admito y le tengo cariño pero esta vez está equivocado y su error podría ser mortal, especialmente en la comunidad negra", ha comentado el seis veces campeón en Substack.

Michael Jordan

Similar postura ha adoptado Michael Jordan, quien compite con Lebron por ser el mejor de la historia, aunque en este caso tiene claro su discurso. "Estoy totalmente al unísono con la NBA. Creo en la ciencia y es a eso a lo que me voy a agarrar. Espero que todos acaten las reglas que dicte la liga. Cuando esto pase, todos estaremos bien", ha comentado en NBC.

Porcentaje ínfimo pero relevante

A pesar de todo, se estima que el 95% de jugadores NBA ya está vacunado. Del total de 450 deportistas, faltarían por vacunas entre 20 y 25 jugadores.

Giannis, MVP en la pista y fuera de ella

Es curioso que a escasos días del inicio de la competición, ese 5% de no vacunados marquen la actualidad de la NBA. Y eso que estrellas como Damian Lillard o Giannis Antetokounmpo han mostrado su apoyo total a la vacuna. "Sí, estoy vacunado y creo que es la mejor decisión", dijo el campeón NBA y MVP de las Finales.

ADEMÁS: Los más ricos de la NBA: las cifras de los jugadores que más ganan

Más para ti