Última hora del caso Madeleine McCann: buscan en pozos del sur de Portugal

Nueva búsqueda en el sur de Portugal
¿Qué pasó con Madeleine McCann?
Presunto culpable
El lugar donde comenzó la tragedia
La noche en que desapareció Madeleine McCann
Kate y Gerry McCann, sospechosos de la desaparición de su hija
Kate McCann señalada como culpable
Numerosos sospechosos
¿En Marruecos?
Sin noticias de Madeleine
Los McCann siempre en su batalla por hallar a su hija
Críticas a la policía portuguesa
¿Está viva Madeleine McCann?
Un matrimonio que ha permanecido unido
2020, un nuevo sospechoso
Policías de Alemania, Portugal y Gran Bretaña colaboran
Una llamada de 30 minutos desde Praia da Luz
El nuevo sospechoso estuvo en las inmediaciones del hotel
Madeleine sería hoy una adolescente
¿El fin de una larguísima espera?
Una tragedia aterradora
Nueva búsqueda en el sur de Portugal

Desde que apareció un nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann se ha reiniciado la investigación del terrible misterio que quedó sin resolver. La policía alemana asegura que hay muchas posibilidades de que Christian Brueckner, un criminal encarcelado con antecentes de delitos sexuales, hiciera algo a la niña. Y ahora la policía portuguesa está buscando en pozos de la localidad de Vila do Bispo, en el Algarve, al sur de Portugal, a 15 kilómetros de Praia da Luz, el lugar donde se vio por última vez a Madeleine McCann. Pero ¿cómo se ha desarrollado esta trágica historia hasta el día de hoy?

¿Qué pasó con Madeleine McCann?

Sucedió un 3 de mayo de 2007. La pequeña Madeleine McCann desapareció del cuarto del hotel donde veraneaba con su familia, en el sur de Portugal, y jamás se ha vuelto a encontrar rastro de la niña. Estaba a punto de cumplir cuatro años. Las investigaciones no dieron frutos en su momento hasta que, de repente, una nueva pista ha surgido.

Presunto culpable

Trece años después de que Madeleine McCann desapareciese se ha abierto una nueva línea de investigación que, por supuesto, ha ocupado las portadas de la prensa británica: la policía alemana ha señalado un nuevo sospechoso. Se trata de un delincuente sexual con amplio historial de abusos a niñas y niños. Actualmente está en la cárcel pero entre 1995 y 2007 vivió en el sur de Portugal, trabajó en bares y restaurantes y tenía una caravana que pudo ser vista en los días de la desaparición de la niña.

El lugar donde comenzó la tragedia

Todo empezó en unas vacaciones en el Algarve, zona turística del sur de Portugal. A ese lugar de bellas playas y fabulosos acantilados viajó la familia McCann para pasar unas vacaciones. El matrimonio formado por Kate y Gerry McCann junto a sus mellizos (de dos años de edad) y la pequeña Madeleine vivirían allí su episodio más trágico, el momento que marcaría sus existencias para siempre.

La noche en que desapareció Madeleine McCann

Gerry y Kate McCann dejaron a sus hijos mellizos y a Madeleine durmiendo en la habitación del complejo turístico donde se alojaban. El matrimonio se fue a cenar con unos amigos a un restaurante situado a unos cincuenta metros de dicha habitación. Aseguran que cada 20 o 30 minutos comprobaban que sus hijos estaban bien. Pero al volver definitivamente al cuarto, Madeleine no estaba.

Kate y Gerry McCann, sospechosos de la desaparición de su hija

La policía portuguesa abrió una investigación, se rastreó sin éxito la zona con perros, se hizo una búsqueda entre delincuentes sexuales que estuvieran en el Algarve y, finalmente, se declaró a Kate y Gerry McCann sospechosos de la desaparición de su hija. Se manejó la hipótesis de que Madeleine muriera por accidente (la prensa habló de una supuesta sobredosis de somníferos administrados por su madre, enfermera de profesión) y que sus progenitores se deshicieran del cadáver lanzándolo al mar.

Kate McCann señalada como culpable

Cierta prensa sensacionalista quiso convertir a Kate McCann en la malvada de la historia. Se le acusó de manejarse con frialdad, de no llorar lo suficiente en sus comparecencias públicas, de haber abandonado a su hija para ir a pasarlo bien en una cena. Se la señaló como culpable no basándose en datos sino juzgando su mera apariencia, en un ejercicio de pésimo periodismo

Numerosos sospechosos

En cualquier caso, la policía portuguesa (así como el Scotland Yard, que se sumó por su cuenta a la investigación) pronto descartó la culpabilidad de los padres y comenzó a seguir diversas pistas. Cualquier delincuente sexual que hubiera pasado por el Algarve en esas fechas era localizado. También se hicieron retratos robots basados en testimonios de testigos que decían haber visto a personas sospechosas acompañadas de una niña rubia parecida a Madeleine.

¿En Marruecos?

A lo largo de la investigación se sucedieron numerosas llamadas de gente que aseguraba haber visto a Madeleine McCann en compañía de un hombre sospechoso. Dichas llamadas la ubicaban en Portugal, España, Malta, Chile, Venezuela, Paraguay y (recurrentemente) en Marruecos.

Sin noticias de Madeleine

Pero la realidad es que ninguna investigación avanzó jamás lo suficiente para hallar una pista clara, una solución al terrible enigma.

Los McCann siempre en su batalla por hallar a su hija

La justicia portuguesa cerró en 2008 por falta de pruebas la investigación contra el matrimonio McCann y prácticamente dio por imposible hallar a Madeleine. Scotland Yard siguió investigando y siguió la pista de un hombre a quien se había visto la noche de la desaparición llevando a un niño o niña hacia la playa. Mientras tanto, Kate y Gerry McCann acudían a donde fuese para que el caso de su hija no se cerrase. En la imagen, junto al Papa Benedicto XVI.

Críticas a la policía portuguesa

Desde Gran Bretaña se realizaron críticas muy duras a la policía portuguesa e, incluso, hubo quejas diplomáticas. Se criticaba que hubieran centrado sus sospechas en sus padres y no hubieran prestado atención a otros elementos del caso. Sin embargo, lo cierto es que la policía portuguesa sigue el caso de Madeleine McCann, todavía a día de hoy, poniendo atención a cada pista que surge sobre la desaparición de la niña. En la imagen, buscando pruebas tras el surgimiento de una nueva pista en 2017.

¿Está viva Madeleine McCann?

Como cualquiera a quien le desaparezca una hija, Kate y Gerry McCann siguen confiando en que su hija permanezca viva. Y por eso periódicamente hacen pública una reconstrucción de cómo sería Madeleine con el paso de los años.

Un matrimonio que ha permanecido unido

Kate y Gerry McCann han permanecido todos estos años unidos y en permanente lucha por hallar algún rastro de su hija. En una entrevista a la BBC confesaron sentirse "culpables" de lo sucedido con Madeleine.

2020, un nuevo sospechoso

Y, de repente, tras tantos años luchando por preservar el recuerdo de Madeleine en la opinión pública, surge un nuevo sospechoso. Un delicuente sexual alemán, encarcelado. En la fecha en la que Madeleine desapareció, según los investigadores, vivía cerca de Praia da Luz, el lugar donde se ubica el complejo turístico que alojó a los McCann.

Policías de Alemania, Portugal y Gran Bretaña colaboran

Las policías de tres países (Alemania, Portugal y Gran Bretaña) están trabajando en colaboración para llegar a alguna conclusión. Se pide colaboración por si alguien, en los días en que Madeleine desapareció, vio una furgoneta Volkswagen o un Jaguar, vehículos ambos del sospechoso, y en los que pudo trasladar a la niña.

Una llamada de 30 minutos desde Praia da Luz

La policía, además, investiga una llamada que duró 30 minutos y que se hizo al sospechoso desde Praia da Luz, donde estaban alojados los McCann. ¿Quién llamó al sospechoso? ¿Qué le contó en tan largo tiempo? La llamada se realizó la noche en que Madeleine desapareció.

El nuevo sospechoso estuvo en las inmediaciones del hotel

Además, según la cadena alemana ZDF, el nuevo sospechoso (un hombre de 43 años) estuvo realizando diversas llamadas en las inmediaciones del hotel donde estaba Madeleine McCann días antes de que la niña desapareciera.

Madeleine sería hoy una adolescente

Madeleine McCann hubiese cumplido 17 años este 2020. En la imagen, su tía Phil muestra una fotografía de la niña.

¿El fin de una larguísima espera?

Un enigma que no cesa y una pista que, tal vez, conduzca a alguna parte. O no. El sospechoso alemán, según publica la prensa de aquel país, pudo haber secuestrado a la niña. Pero ¿cuál fue el destino de Madeleine?

Una tragedia aterradora

La solución del caso Madeleine servirá para que sus padres puedan vivir un duelo que, sin saber su paradero, resulta imposible de resolver. Y pondrá fin a una tragedia absolutamente aterradora. Porque la desaparición de una niña en plena noche forma parte de las peores pesadillas de todo ser humano.

Más para ti