Los acontecimientos que confirman la existencia de ‘La Maldición de Glee’