Virus de Marburg: letal, sin cura y transmitido por murciélagos

El murciélago que transmite el virus de Marburg
Descubierta en Marburg (o Marburgo), una ciudad de Alemania
Monos infectados provocaron el brote
Descubrimiento trágico
Así es el virus de Marburg
El infectado se convierte en un
Manifestaciones hemorrágicas graves
¿Cómo se contagia?
El terrorífico caso de Angola
Altísima mortalidad
No hay tratamiento específico
Quizá cuando llegue a los países ricos se busque una cura
Aislamiento es la solución
Brotes y luego nada
Cuidado con las cuevas de murciélagos
¿Qué hacer ante un contagio?
El murciélago que transmite el virus de Marburg

Murciélago 'rousettus aegyptiacus' es la especie que transmite el temido virus de Marburg. cuyo índice de mortalidad puede alcanzar ¡el 88%! Su contagio es una muerte casi segura... o quizá no... Conozcamos la historia de este virus.

Descubierta en Marburg (o Marburgo), una ciudad de Alemania

Aunque el virus de Marburg es más propio de África, se detectó, curiosamente, en Europa. Fue en 1967. Según la Organización Mundial de la Salud, el brote se produjo en las ciudades alemanas de Marburg (o Marburgo) y Frankfurt.

Imagen: Ansgar Scheffold / Unsplash

Monos infectados provocaron el brote

Ese brote en Alemania fue provocado por monos verdes africanos con los que se trabajaba en un laboratorio. Estaban infectados e infectaron a seres humanos. Murieron siete personas.

Descubrimiento trágico

De esta manera trágica, los investigadores que estaban trabajando en el laboratorio de la compañía farmacéutica Behringwerke con monos en la vacuna contra la polio fueron atacados por un virus hasta entonces desconocido. Pronto la ciencia calibró su enorme peligrosidad.

Así es el virus de Marburg

Así se ve el virus de Marburg al microscopio y, según la OMS, la infección por este virus"comienza bruscamente, con fiebre elevada, cefalea intensa y gran malestar, así como con frecuentes dolores musculares".

 

El infectado se convierte en un "fantasma"

Añade la OMS en su descripción de la enfermedad provocada por el virus de Marburg: "Al tercer día pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. La diarrea puede persistir una semana. En esta fase se ha descrito que los pacientes presentan 'aspecto de fantasma' debido al hundimiento de los ojos, la inexpresividad facial y el letargo extremo".

Manifestaciones hemorrágicas graves

El virus de Marburg provoca la muerte por las graves manifestaciones hemorrágicas que provoca en la persona infectada, que suele perder sangre en heces, vómitos, etc. En la imagen, investigadores del virus en Uganda.

¿Cómo se contagia?

No hace falta que nos muerda un murciélago (aunque eso -poco frecuente- también infecta). Estar en contacto con heces o fluidos del murciélago transmisor en cuevas u otros espacios estrechos y poco ventilados puede infectarnos. O, como sucedió en Marburgo, puede ser una infección secundaria, a través de otro animal u otro ser humano. Siempre mediante contacto con fluidos.

El terrorífico caso de Angola

Muestra de la peligrosidad del virus de Marburg fue lo sucedido en Angola en 2014. Hubo un brote en la provincia de Uíge y de las 374 personas infectadas murieron 329. La tasa de supervivencia fue ínfima.

Altísima mortalidad

La OMS asegura que si bien la mortalidad de este virus puede llegar al 88%, un diagnóstico a tiempo y un tratamiento adecuado puede rebajar esa mortalidad al 55% o, incluso, al 20% (dependiendo de la cepa vírica). Aún así, son porcentajes absolutamente devastadores.

No hay tratamiento específico

No existe un medicamento específico que evite enfermar y morir por el virus de Marburg. Se aplican paliativos contra algunos de los síntomas y se confía en que el paciente aguante la arremetida en el organismo de tan violento microorganismo.

Quizá cuando llegue a los países ricos se busque una cura

Como sucede en el caso de otras muchas enfermedades que se padecen en países pobres y por un número no muy elevado de personas, no es negocio para las farmacéuticas hallar la cura del virus de Marburg. Quizá si un brote se diera en algún país rico la cosa cambiaría.

Aislamiento es la solución

El virus de Marburg, aunque suene paradójico, es controlable por su gran mortalidad. Su extensión suele frenarse aislando a la población contagiada, y quien lo sufre suele estar tan grave que no puede desplazarse muy lejos y contagiar masivamente.

Brotes y luego nada

El virus de Marburg suele irrumpir en forma de brote después del cual no hay rastro. En África es donde provoca más víctimas: Angola y Uganda son dos áreas afectadas pero este 2022 se detectaron varios casos en Ghana por vez primera.

Cuidado con las cuevas de murciélagos

La Organización Mundial de la Salud previene contra la incursión humana en cuevas donde haya alta concentración de murciélagos. Son focos de contagio del virus de Marburg y de otras dolencias.

Imagen: Clement Falize / Unsplash

¿Qué hacer ante un contagio?

Sea como sea, en caso de infectarnos del virus de Marburg toca confiar en la fortaleza de nuestro organismo y, ante la falta de un medicamento específico, la OMS se limita a decir: "La rehidratación y la administración rápida de tratamiento sintomático mejoran la supervivencia".

ADEMÁS: Superbacterias: la gran amenaza

Más para ti