Adamari López: la guerrera que sí logró un final feliz