Las zapatillas más famosas de la historia

Nike Cortez (1972)
Converse Chuck Taylor All Star (1916)
Vans Old Skool (1977)
Adidas Stan Smith (1971)
Adidas Samba (1949)
Reebok Classic Leather (1983)
Nike Air Force One (1982)
New Balance 574 (1988)
Adidas Yeezy Boost 350 (2015)
Gucci Ace (2016)
Adidas Superstar (1969)
Reebok Freestyle (1982)
Adidas Gazelle (1991)
Adidas BW Army (1989)
Onitsuka Tiger Asics (1968)
Nike Air Jordan (1984)
Puma Clyde (1972)
Nike Air Max (1987)
Etnies Fader (1986)
Golden Goose Superstar (2007)
Le Coq Sportif Quartz (1981)
Reebok The Pump (1989)
Superga 2750 (1925)
Vans Authentic y Slip-On (1966)
Veja V10 2004)
Nike Cortez (1972)

El mismísimo Bill Bowerman, fundador de Nike, fue el creador de estas legendarias deportivas. Las zapatillas de entrenamiento más famosas de la historia. Su diseño, menos radical y más elegante que sus sucesoras, las ha hecho perdurar en el tiempo hasta rozar el medio siglo. Un diseño perfecto, sin ostentación, que apostó por la sencillez y la ligereza, y que sigue arrasando en ventas, pues se adaptan a cualquier estilo.

Converse Chuck Taylor All Star (1916)

Las zapatillas más antiguas de esta lista hace tiempo que cumplieron los 100 años. Concebidas para jugar al baloncesto, con el tiempo se han convertido en un símbolo de moda alternativa y en un trozo de historia en sí mismas. El gran triunfo de Converse con este modelo es el hecho de gustar (como los puzzles) a gente de 3 a 100 años. La universalidad de las All Star ha sido su gran baza para cumplir un siglo y seguir en plena forma.

Vans Old Skool (1977)

Paul Van Doren, fundador de Vans, pensó en skaters y surfistas cuando creó el modelo Old Skool. El éxito fue instantáneo y su logo, la conocida como jazz stripe, arrasó durante las dos últimas décadas del siglo XX. No obstante, el nuevo siglo condenó al ostracismo a las Vans, y no ha sido hasta 2016, cuando influencers de todo el mundo las han recuperado, cuando la firma ha vuelto a reverdecer viejos laureles, sumando el sector fashion a sus siempre fieles skaters y surferos.

Adidas Stan Smith (1971)

Un caso claro en el que el producto supera a la persona que le da nombre. El bueno de Stan Smith era un tenista la que Adidas vinculó su revolucionaria y elegante zapatilla de cuero en 1971. Casi medio siglo más tarde, el rostro bigotudo de Stan Smith sigue coronando la lengüeta de los modelos actuales, pero las Adidas Stan Smith son ahora un súper ventas del día a día. Hay quien lleva décadas usando este modelo. Incluso Raf Simons o Yohji Yamamoto las elevaron a categoría de lujo, con diseños exclusivos.

Adidas Samba (1949)

Sí, las Adidas Samba tienen más de 70 años y no es que su diseño sea vintage, es que tienen mucho recorrido. Y eso que el diseño actual fue renovado en 1972 pero, desde entonces, se han mantenido inalterables. Concebidas para jugar al fútbol en superficies duras, fue a partir de los 70 cuando se popularizaron, hasta el punto de convertirse en un icono del siglo XX. Tuvieron su punto álgido en la Inglaterra de los 80, donde no había un solo joven sin uno o varios pares.

Reebok Classic Leather (1983)

El nombre le encaja perfectamente por ser el modelo más clásico de Reebok. Un modelo que ha permanecido inalterable desde 1983 y que salió al mercado como contrapunto a la versión femenina de la marca, las Reebok Freestyle que Jane Fonda usaba en sus legendarios vídeos de aerobic. Con el paso del tiempo, ha dado el salto del sector deportivo al mundo urbano, siendo considerada una de las zapatillas con más estilo del mercado.

Nike Air Force One (1982)

Sí, su nombre es un homenaje al avión del presidente de Estados Unidos y es una de las mejores ideas de la historia, pues son las primeras zapatillas de la firma en incorporar la tecnología Nike Air. Creadas en 1982, entraron a lo grande en la NBA pero no tardaron en popularizarse gracias a la cultura callejera, hasta convertirse en una leyenda de la moda. El culto por las sneakers tuvo en estas Air Force One su punto más álgido de la historia.

New Balance 574 (1988)

Las New Balance 574 son las zapatillas más vendidas de una de las marcas que más vende en todo el mundo. Y eso es mucho decir. Para empezar, son unas deportivas cómodas como pocas que acumulan ya varias generaciones de usuarios fieles. Además, las hay de todos los colores imaginables.

Adidas Yeezy Boost 350 (2015)

Kanye West llevaba años intentando combinar la moda urbana con el mundo del lujo. Y lo consiguió, con un acuerdo histórico con Adidas y un concepto de deportivas muy a su estilo. Tras un lustro y más de 20 modelos lanzados, el modo de proceder es el mismo: tiradas limitadas, de unas 40.000 unidades, y éxito de ventas instantáneo. El primer modelo Yeezy Adidas (las 750), vendieron sus 9.000 unidades... ¡en 10 minutos!

Gucci Ace (2016)

Si el mundo de la moda y el deporte se iban a unir, había que hacerlo bien. Ahí es donde entraron las Gucci Ace. Un diseño elegante, limpio, con mayoría en blanco y acabados con perlas, tachuelas y lentejuelas. Si las Gucci Ace eran Alta Costura, tenía que notarse.

Adidas Superstar (1969)

Lanzadas hace más de medio siglo, siguen estando entre las zapatillas más vendidas año tras año. El éxito de este modelo se fraguó en las canchas de la NBA pero, sobre todo, en las calles del Nueva York alternativo y urbano. Skaters y raperos las convirtieron en un icono y sus ventas se dispararon a millones. Que Kareem Abdul-Jabbar las llevara también ayudó a que se conocieran en todo el mundo.

Reebok Freestyle (1982)

Las Reebok Freestyle son las zapatillas con las que Jane Fonda hacía aerobic en sus vídeos de los años 80. Bastó con ese marketing para que este modelo se convirtiera en un icono de deporte y feminidad. De hecho, fueron unas de las primeras zapatillas que se crearon, específicamente, para las mujeres. Diseño impecable, limpio e imperecedero. Siguen de rabiosa actualidad.

Adidas Gazelle (1991)

Las Adidas Gazelle son la sencillez convertida en zapatilla. La marca alemana las lanzó al mercado en 1991, con la única pretensión de que sentaran bien y sin vincularlas a deporte alguno. Ahí radicó su éxito. No sólo tienen un diseño perfecto que combina con todo, sino que está disponible en tropecientos colores y son cómodas como pocas. A punto de cumplir 30 años, se mantienen entre las más vendidas del mercado.

Adidas BW Army (1989)

Una zapatilla que da el salto del ejército alemán a las pasarelas y, de ahí, a las tiendas de todo el mundo, sólo puede tener el calificativo de icono. Las Adidas BW Army fueron un encargo del ejército alemán a Adidas. Querían un calzado cómodo y funcional y para Adidas fue un contrato millonario. La BW significa Bunderswehr (Defensa Federal) y, en 1998, Margiela se las puso a todos sus modelos en un desfile, disparando su popularidad hasta límites desconocidos hasta ese momento.

Onitsuka Tiger Asics (1968)

Fueron creadas, especialmente, para los campeonatos de Atletismo de los Juegos Olímpicos de México 68 y causaron sensación en todo el mundo. Su nombre, Onitsuka Tiger, es un homenaje al nombre original de la empresa, fundada en 1949. No sería hasta 1977 cuando, tras fusionarse con otras dos empresas de la competencia, pasaría a llamarse Asics. ¿El signficado? Anime Sana In Corpore Sano.

Nike Air Jordan (1984)

Las Nike Air Jordan originales eran negras y rojas y fueron creadas, expresamente, para Michael Jordan. La NBA las prohibió y Air Jordan tuvo que llevar la versión blanca hasta que las normas cambiaron. Sin embargo, la multa de la NBA fue la mejor campaña de marketing que tuvo Nike. Eso y que las deportivas son preciosas, futuristas y muy ochenteras. También ayudó que Michael Jordan fuera el mayor icono deportivo del momento. Las Nike Air Jordan se convirtieron, además, en un símbolo de orgullo racial de la comunidad afroamericana.

Puma Clyde (1972)

El modelo más famoso y reconocido del fabricante alemán (sí, Puma es alemana) y una de las zapatillas que más versiones ha generado. El origen de su nombre está en el jugador de la NBA Walter Clyde Frazier, uno de los jugadores con más estilo (personal) a la hora de vestir, quien fue inspiración de este arrollador diseño. Obviamente, las llevó durante años, eso sí, combinadas con sombreros tiroleses, trajes multicolor o cadenas de plata en el pantalón. Corrían los años 70.

Nike Air Max (1987)

Las Nike Air Max fueron una auténtica revolución futurista a finales de los 80, por ser las primeras en mostrar la cámara de aire de su reconocible sistema Nike Air. A ello se sumó un diseño XXL, futurista y cómodo como pocos. No tardadon en popularizarse y empezar a llevarse con cualquier prenda. El nivel de popularidad de las Nike Air Max es tal, que tienen su propio Air Max Day: el 26 de marzo. Se siguen vendiendo por millones.

Etnies Fader (1986)

Las zapatillas skater por antonomasia están creadas, fabricadas y comercializadas con un objetivo claro: gustar a los skater. No sólo lo consiguieron, sino que se han convertido en una firma de culto y este modelo, un auténtico símbolo de los 90. A día de hoy, son competencia directa de Vans y la marca que llevan los outsiders de lo mainstream.

Golden Goose Superstar (2007)

¿Cuál es la gracia de las Golden Goose Superstar? Que no hay un par igual en todo el mundo. Cada par de este modelo está hecho a mano y su aspecto envejecido está buscado a propósito. La exclusividad y trabajo que tienen detrás, las convierten en un modelo de lujo con precio también de lujo (375 euros)

Le Coq Sportif Quartz (1981)

Las Lecoq Sportif Quartz son el ejemplo de cómo crear la zapatilla perfecta. Nada pretenciosa, elegante, cómoda y con facilidad para pasar de la pista de atletismo, para la que fue concebida, al estilo urbano. La zapatilla francesa más conocida de la historia, sigue en plena forma a punto de cumplir 40 años, conservando su diseño y, en muchos modelos, la bandera tricolor de Francia.

Reebok The Pump (1989)

Las zapatillas que se hinchaban fueron un bombazo mundial, que llegó a eclipsar a las intocables Nike Air Jordan. Diseñada por Paul Litchfield, en colaboración con Design Continuum, esta bota alta de baloncesto tenía un botón en la lengüeta que hinchaba la cámara de aire interior. Para más marketing, el botón tenía forma de balón de baloncesto. Para el recuerdo queda como Dee Brown, en 1991, ganó el Concurso de Mates del All Star Weekend, inflando sus Reebok The Pump antes de ejecutar cada mate. Jugada maestra.

Superga 2750 (1925)

A punto de cumplir 100 años, las Superga 1925 llegarán a los 100 años sin modificaciones en su diseño. Una zapatilla de lona clásica, con suela de goma y caucho disponible en todos los colores imaginables. Su sencillez es tan perfecta que no necesita más para seguir siendo vigente y rompedora. Además, fue una de las primeras zapatillas técnicas, en este caso, para la práctica del tenis, aunque ahora se use para todo menos para jugar al tenis.

Vans Authentic y Slip-On (1966)

Las zapatillas de skate por antonomasia, se remontan a mediados de los 60 y hacen viajar, de forma irremediable, a la soleada California, donde Vans tenía su sede. Las Vans fueron una auténtica revolución basada en la sencillez, la comodida y el saber dar al público las dos opciones disponibles: Vans Authentic (con cordones) y Vans Slip-On (sin cordones). A día de hoy siguen siendo una referencia de la cultura skater

Veja V10 2004)

La firma Veja se fundó en Francia en 2004 y sus primeros modelos ya son clásicos instantáneos. Entre sus usuarias más ilustres está Kate Middleton. Aire deportivo y a la vez sofisticado para el street style del siglo XXI. Con toda sencillez.

Más para ti