También hay buenas buenas noticias en mitad de la epidemia del coronavirus