La ‘maldición’ que impide a Cañizares cambiar de color de pelo