James Franco, un pastizal para tapar sus ‘presuntos’ abusos