Irene Rosales, destrozada: su año más triste