El gran susto de Sara Sálamo: «Se me ha parado el corazón»