El duro relato de una refugiada ucraniana al ver las imágenes de la guerra