El coronavirus, cada vez más cerca