‘Chernobyl’: realidad vs ficción, una comparación que da miedo