Cañizares y Mayte: un millonario patrimonio en común a repartir