Cuando Arancha de Benito era un icono juvenil