Adriana Ugarte da el gran salto a la ficción surcoreana