Recordando los más delirantes versos de Mecano