Mejores destinos para viajar (cuando pase la pandemia)

Destinos de moda 2020 en todo el mundo
Kochi (India)
Luzón (Filipinas)
Oporto (Portugal)
Porto Seguro (Brasil)
Gramado (Brasil)
Lombok (Indonesia)
Da Nang (Vietnam)
Zakynthos, Islas Jónicas (Grecia)
Tel-Aviv (Israel)
Cracovia (Polonia)
Isla de Malta (Malta)
Ho Chi Minh (Vietnam)
Cuzco (Perú)
Buenos Aires (Argentina)
Viena (Austria)
Fuerteventura, Islas Canarias (España)
Ciudad de México (México)
Chiang Mai (Tailandia)
Fez (Marruecos)
Budapest (Hungría)
Zanzíbar (Archipiélago de Zanzíbar)
Cartagena (Colombia)
Edimburgo (Escocia)
Isla de Cebú, Bisayas Centrales (Filipinas)
Moscú (Rusia)
Destinos de moda 2020 en todo el mundo

Tripadvisor ha publicado sus Premios Travellers' Choice 2020 con los destinos más recomendados en todo el mundo. Destinos que recibieron las mejores puntuaciones y opiniones de los usuarios durante el pasado 2019. He aquí, por tanto, 25 destinos espectaculares.

Por cierto, esta foto es de Kochi (India), el mejor destino de todo el mundo según los Premios Travellers' Choice 2020.

Kochi (India)

Kochi es el resultado de la unión de varios pequeños pueblos de la costa suroeste de La India. Allí, la pesca es una forma de vida desde hace siglos y lo es de manera tradicional, algo que se ha convertido en un inesperado atractivo turístico. Como complemento, el pueblo de Kochi ofrece paseos en barco por las islas de la zona, pescado fresco del mar a la brasa o disfrutar de la danza típica y ancestral de Kochi, el Kathakali. Una zona anclada en el pasado que da una perspectiva de cómo ha cambiado el mundo en poco tiempo.

Luzón (Filipinas)

Luzón no sólo es la isla más grande de Filipinas, sino que también es la zona en la que se ubica Manila, capital del país. Una isla en la que se puede encontrar una amalgama de paisajes naturales y biodiversidad exquisitos y casi improbables. Desde playas infinitas a arrecifes de coral, pasando por selvas imposibles o montañas inabarcables. Un paraíso.

Oporto (Portugal)

El casco histórico de Oporto, declarado Patrimonio Cultural por la UNESCO, es un sitio para perderse por sus calles sin rumbo fijo. Una ciudad que combina como pocas la tradición con lo contemporáneo, tiene en la Iglesia de San Francisco y las bodegas de Oporto dos de los más destacados de sus muchos atractivos.

Porto Seguro (Brasil)

Porto Seguro es uno de los muchos paraísos que Brasil ofrece a millones de turistas cada año. En este caso, 24 km de majestuosa playa, con una escalera que lleva directa desde la arena al casco histórico. Una zona antigua desde la que contemplar el maravilloso paisaje y donde disfrutar desde espectáculos de capoeira, a artistas callejeros o la Passarela Do Alcool, una feria artesanal que reúne la tradición de siglos de Brasil en una sola calle.

Gramado (Brasil)

La recóndita y escondida aldea de Gramado es un curioso y selvático destino con más elementos por descubrir de los que cabría esperar. Desde la imprescindible Selva Negra, al templo Chagdud Gonpa Khadro Ling, pasando por Mini Mundo (parque infantil con monumentos famosos de todo el mundo a escala), las opciones de ocio y culturales son de lo más interesantes.

Lombok (Indonesia)

Quien quiera unas vacaciones tranquilas, sin demasiada gente y en un entorno paradisíaco, tiene en Lombok el sitio ideal. Situada a un ferri de Bali, esta isla ofrece playas de postal, un entorno majestuoso y relajante y una serie de opciones de ocio que van desde descubrir el interior de una cascada a descubrir un volcán cercano. Ahora, imprescindible hacer buceo en una zona con una fauna marina incomparable.

Da Nang (Vietnam)

Uno de los destinos culinarios más relevantes de todo el mundo. Hasta Da Nang van los chefs más reputados del mundo para probar nuevos sabores en sus puestos callejeros. Además de comer, Da Nang ofrece unas cuevas de piedra caliza y varias grutas budistas en las Montañas de Mármol que dejan hipnotizados a todos los que pasan por ellas.

Zakynthos, Islas Jónicas (Grecia)

Zakynthos es la isla jónica de mayor tamaño en Grecia, además de la más impresionante. Sus aguas son de un azul brillante, mientras que su arena parece acariciar la piel por su suavidad. El entorno de la isla es embriagador y todo parece sacado de una postal. La realidad es que es todo natural, como las plantaciones de vid y olivo que la rodean, o como la música en directo que suena casi 24 horas al día para potenciar el ambiente bohemio de un destino de ensueño.

Tel-Aviv (Israel)

Con poco más de 100 años de historia, Tel-Aviv pasa por ser una de las ciudades más modernas y cosmopolitas del mundo. Arte, música, cultura o arquitectura se funden en un gran entorno cultural. Sus diseños Bauhaus, el mercado de Carmel, el paseo marísimo de la Vieja Yafo... Es tanto lo que ofrece Tel-Aviv que siempre parecen faltar días para disfrutarla.

Cracovia (Polonia)

Cracovia es, desde hace décadas, un referente cultural, arquitectónico e histórico. Ahora, también, es una referencia gastronómica, tras ser nombrada Capital Europea de la Cultura Gastronómica en 2019. Más allá de lo alimenticio, la riqueza cultural que ofrece la capital de la Pequeña Polonia es envidiable. Con casi 100 festivales y eventos al año, la oferta de ocio es constante. A esto se suman clásicos como el Castillo de Wawel o el distrito de Kazimierz.

Isla de Malta (Malta)

La isla de Malta rezuma historia por cada uno de sus rincones. Especialmente, en el caso de Valetta, la capital, donde catedrales, palacios y edificios con más de cinco siglos se agolpan por sus calles para deleite de los visitantes. Como deleite produce la llegada al puerto, uno de los más impresionantes que existen. Aunque el deleite máximo que ofrece la Isla de Malta son las ruinas del templo Hypogeum, el único templo prehistórico subterráneo del mundo.

Ho Chi Minh (Vietnam)

Conocida hace años como Saigón, la ciudad parece haberse quedado estancada en los años 70. Su arquitectura colonial francesa desprende ese punto vintage que puede llevar a engaño, en la ciudad más grande de Vietnam, donde los atascos son parte del encanto. Para no perderse, desde el Museo de los Vestigios de la Guerra, hasta la Pagoda de Jade del Emperador, pasando por el mercado de Ben Thanh, una auténtica gymkhana que nunca se olvida. Imprescindible también la excursión al delta del Mekong.

Cuzco (Perú)

La majestuosidad de Cuzco no hace sino multiplicarse por cada uno de los metros que se eleva la ciudad sobre el nivel del mar. Una ciudad en la que coexiste lo inca con lo barroco andino y donde el Palacio de Qoriacancha destaca sobre todo lo allí presente. A su riqueza arqueológica se suman también una buena cantidad de festivales veraniegos.

Buenos Aires (Argentina)

Siendo como es la cuna del tango, Buenos Aires sólo podía ser seductora y desbordante de pasión. Una ciudad que no duerme y cuya vida nocturna es frenética, también ofrece una opción de día en la que los barrios más antiguos tienen rincones maravillososo para degustar la comida local. Y para rematar, un día (o dos) de compras por sus interminables bulevares. Una ciudad de la que enamorarse.

Viena (Austria)

Si hubiera que definir Viena en una palabra, ésta sería elegancia. La elegancia que transmite la capital de Austria permite degustarla como merece, a sorbitos y saboreando cada trago, como debemos hacer con los expressos que allí sirven, declarados pasatiempo oficial de la cultura vienesa. Y si es acompañado de un trozo de tarta Sacher, mejor aún. Para visitar, los clásicos: la Ópera de Viena, el Kirche am Steinhof, el Palacio Imperal o el Kunsthistorisches Museum.

Fuerteventura, Islas Canarias (España)

La alternativa fiestera de Ibiza la encontramos en las Islas Canarias. Fuerteventura se ha convertido en un destino de clubes y discotecas, pero también de golf, sol, parques acuáticos o museos. Sus opciones son tantas que costará decidir si dormir de noche o de día. Eso sí, la mejor época para visitar Fuerteventura, es durante el carnaval de febrero.

Ciudad de México (México)

La otrora Tenochtitlán y sus ruinas dejaron paso a la renovada y contemporánea Ciudad de México. Una localidad que mantiene un equilibrio maravilloso entre lo actual y lo histórico. Así, de día se puede disfrutar de museos de talla mundial, gastronomía reconocida en todo el mundo o parques salpimentados con vestigios ancestrales. Mientras, la noche espera con clubes para todos los gustos y tiendas con las firmas más reconocidas.

Chiang Mai (Tailandia)

Unas vacaciones en Chiang Mai se pueden pasar enteras en el bazar nocturno. No obstante, más allá de las compras, esta ciudad tailandesa cuenta con un centro histórico que acoge más de 30 templos, entre los que destaca el Wat Phra That Doi Suthep y sus imposibles 300 escalones, no aptos para quien no esté en forma.

Fez (Marruecos)

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la ciudad amurallada de Fez cuenta, además de con la universidad más antigua del mundo (Universidad de El-Quarawiyyin), con una riqueza cultural y patrimonioal abrumadora. Sus laberínticos barrios te llevarán a una época medieval en la que bazares y telas dominan cada una de las calles. Cada paso en Fez es una sensación única para los sentidos.

Budapest (Hungría)

Historia, cultura y naturaleza se dan la mano en una Budapest que lleva décadas siendo una referencia turística europea. Ahora, si por algo es conocida la Reina del Danubio, es por sus balnearios y manantiales. Se estiman en 56 millones de litros de agua los que brotan cada día de los 118 manantiales de la ciudad. Los más recomendados, el balneario Gellert y sus aguas cristalinas, o la opción neobarroca del balneario de Szechenyi, inaugurado en 1913. Aunque para antiguo, el balneario de Rudas, un baño turco del siglo XVI cuya arquitectura otomana original es una maravilla.

Zanzíbar (Archipiélago de Zanzíbar)

El Archipiélago de Zanzíbar es el sitio al que escaparse para desaparecer por completo. Situado a 25 km de Tanzania, sus aguas son transparentes, su arena fina como pocas y las playas, con una profundidad mínima. Si a esto le sumamos la presencia limitada de gente, tenemos un remanso de paz imposible de encontrar en otras latitudes.

Cartagena (Colombia)

En la costa caribeña de Colombia, se levanta una de las ciudades más bonitas del país. Cartagena es una urbe de pescadores cuyo casco antiguo rebosa luz, colores vivos y alegría. Una ciudad por la que pasear durante horas, hasta parar en una cafetería cualquiera, degustar el mejor café del país y combinarlo con un dulce de repostería.

Edimburgo (Escocia)

Edimburgo es una de las ciudades con mayor actividad cultural del mundo, sobre todo a nivel musical. Si a ello le sumamos un casco histórico plagado de museos y galerías, que se combina con la zona nueva de la ciudad, donde se pueden disfrutar las mejores delicias gastronómicas de la zona, tenemos una ciudad para pasar el resto de la vida.

Isla de Cebú, Bisayas Centrales (Filipinas)

No hace falta más de un minuto en la Isla de Cebú para saber que es un sitio especial en Filipinas. Y es que tiene lo mejor de los dos mundos. Por un lado, una ciudad cosmopolita, contemporánea y muy abierta. Por otro lado, las playas de arena blanca de Mactán o el agua azul brillante de las Cataratas Kawasan, todo salpimentado con los tiburones ballena de Oslob. Un destino que marca a todo el que lo pisa.

Moscú (Rusia)

Moscú ha sido, es y será una ciudad de contrastes. La ciudad de referencia de Rusia combina de una forma magistral lo antiguo con lo más rompedor y actual. Ahora, a nivel patrimonial, cultural o arquitectónico, tiene pocas ciudades que le hagan sombra. La Plaza Roja, el Kremlin, las nueve cúpulas de la Catedral de San Basilio, el Museo de la KGB son símbolos de un pasado que sigue muy presente en el día a día ruso.

Más para ti