Los errores de guión de ‘Friends’ que jamás nos importaron