¿La reconoces? Así era Laura Bozzo

¿La reconoces?
El antes y ahora de Laura Bozzo
En 'La Casa de los Famosos'
Sus cambios físicos
'Sufrí mucho de bullying'
Se sentía fea y rara
Un cambio de personalidad
Una chica revolucionaria
En el mundo de la política
Su llegada a la TV
En las mieles del éxito
Algunos arreglitos estéticos
Problemas con el fisco
Siempre con sinceridad
Se aumentó los senos
Le encanta operarse
¿Por qué tantos cambios?
Los arreglos en su rostro
Orgullosa de su físico
'Sin caer en el ridículo'
¿La reconoces?

Cuando era jovencita era muy alta, actualmente mide 1.76 metros, y eso le causaba muchos problemas en la primaria, al grado de que le hacían bullying.

El antes y ahora de Laura Bozzo

Ahora, Laura Bozzo es una de las conductoras más conocidas en Latinoamérica, lo mismo por ser presentadora de shows exitosos que por todos los escándalos en los que ha estado metida a lo largo de su vida.

En 'La Casa de los Famosos'

Laura Bozzo ha sido la última expulsada del reality “La Casa de los Famosos”, donde se tuvo una participación bastante polémica debido a los constantes enfrentamientos con sus compañeros.

Sus cambios físicos

Por supuesto, el público ha sido testigo, a través de los años, de los cambios físicos de la presentadora de 69 años, pues nació en Callao, Perú, el 19 de agosto de 1952.

'Sufrí mucho de bullying'

“Era muy alta y mi cuerpo raro, porque tengo un cuerpito y unas piernas más largas que no se qué; entonces, sí era el objeto de burla de todo el mundo en la escuela (…). Me decían columna horrenda, pájaro loco, una cosa de terror. Sufrí mucho de bullying en la escuela”, contó Bozzo al periodista Gustavo Adolfo Infante.

Se sentía fea y rara

Laura indicó que, como no tenía amigos y por todo le que le decían, le destruyeron la autoestima y era una persona muy acomplejada, porque se sentía fea y rara. Incluso, a la edad de 7 u 8 años, le pedía a Dios que le hiciera favor de cambiarle la cara.

Un cambio de personalidad

Después en la secundaria, la peruana decidió cambiar y ya no se escondía, sino que se convirtió en la salvaje de la escuela y así logró ser la chica más popular del colegio y recobrar la confianza en sí misma.

Una chica revolucionaria

Luego en la Universidad, Laura era una dirigente, asistía a las marchas y se volvió una chica revolucionaria de izquierda. “Nuevamente me capturaron en una marcha y me mandan a estudiar a Venezuela, por eso luego termino en la Universidad Central de Venezuela”, contó la conductora, quien es abogada y tiene un doctorado en Derecho y Ciencias Políticas.

En el mundo de la política

Antes de la televisión, Laura estuvo metida en el mundo de la política y comenzó a apoyar muchos programas sociales.

Su llegada a la TV

Después la invitaron, en 1998, a participar en el programa “Las Mujeres Tienen la Palabra”, y luego a dirigir el talk show “Intimidades”, y le gustó mucho porque le gustaba ayudar a la gente.

En las mieles del éxito

De ahí llegó su popular programa “Laura en América”, donde usó sus conocimientos de abogada para ayudar a la gente, se volvió un éxito en Perú y después llegó a todo el mundo.

Algunos arreglitos estéticos

En ese momento, Laura tuvo una transformación física total, pues se tiñó el cabello de rubio. Y al llegar a trabajar a México, ya se había sometido a algunos arreglos estéticos, como una rinoplastia y levantamiento de párpados.

Problemas con el fisco

Y aunque por muchos años disfrutó de las mieles del éxito, también tuvo muchos problemas con el fisco en su país y en México, lo que la hizo estar en medio de un escándalo. Incluso, tenía una orden de aprehensión en su contra.

Siempre con sinceridad

Conocida por su frase “Que pase el desgraciado”, Laura nunca ha tenido problemas en contar qué cambios físicos ha tenido. Eso sí, aunque sí se ha hecho arreglos, ella siempre ha comentado que es una fan del ejercicio y las rutinas para mantener la figura.

Se aumentó los senos

La conductora también ha comentado que se hizo una mamoplastia para tener senos más grandes y una “especie de lipo” en las rodillas, indicó el sitio RCN Radio.

Le encanta operarse

“A mí me encanta operarme, te lo digo con toda sinceridad. ¿Y cuál es el problema si uno quiere ser como le gusta? Yo no le encuentro nada malo a operarse y a hacerse cirugías y a querer parecer otra persona…

¿Por qué tantos cambios?

“…Yo tenía un tabique que era así, por el cual me hacían bullying en la escuela. Que si las piernas eran de columna y mi nariz tenía un caballete así y yo tenía las cejas unidas. Tenía limones (en el pecho), era plana (…), así que a mí sí me gustan (las cirugías)”, contó Laura en el 2020 durante una entrevista que le hizo su hija Victoria de la Fuente.

Los arreglos en su rostro

En el rostro, la peruana se ha inyectado colágeno, plasma y células madre, y también ha recurrido a los hilos rusos para tensar sus mejillas y pómulos.

Orgullosa de su físico

Y aunque ya ha pasado el tiempo, Laura siempre ha dicho que está muy orgullosa de su físico y de cómo luce actualmente.

'Sin caer en el ridículo'

“Tampoco es hacer el ridículo y querer aparentar 30 años cuando no los tengo. Que te suavicen el rostro sí, pero sin caer en el ridículo”, indicó a una presentadora colombiana.

Más para ti