Intérprete vs personaje real: ¿funcionó la caracterización?