Crónica desde España: así es vivir en el corazón de la epidemia