Y a Piqué, ¿qué le pasa?