Las fotos que demuestran que el nuevo Mister España es un cañón