¡Liberen a Happy!: la batalla legal por ayudar a una elefanta del zoo del Bronx

¡Libertad a Happy!
Nonhuman Rights Project es la ONG impulsora de la campaña
Los elefantes solitarios del zoo del Bronx
Se separa a los elefantes para evitar que se hagan daño
Animales sociales e inteligentes
¿El zoo del Bronx es una prisión?
Humanos o tan cerca de lo humano que merecen ser tratados como personas
Los argumentos del zoo
Happy, la elefanta que se mira ante el espejo
Los elefantes y la muerte
47 años en Nueva York
Argumentos legales del zoo
Se toca la trompa con una amiga elefanta
Demasiado parecido a la cárcel
El tribunal decidirá
Precedente liberador
¿Y los simios?
La inacabada controversia de los zoológicos
Un futuro en libertad
¡Libertad a Happy!

Liberar a un elefante del zoo y correr con él por la ciudad. Es la fantasía dibujada por un niño pero también la posible ilustración de una historia real: la de la elefanta Happy, cuyo caso ha llegado a los tribunales. Un grupo animalista defiende que se otorgue la categoría de "persona" a este paquidermo para que sea devuelta a la naturaleza tras decenios "cumpliendo condena" en el neoyorquino zoo del Bronx.

Nonhuman Rights Project es la ONG impulsora de la campaña

Nonhuman Rights Project es la ONG que ha logrado llevar el caso de Happy al Tribunal de Apelaciones del Estado de Nueva York. Tal y como se lee en este tweet: "Happy merece vivir libremente y con paz y dignidad en el entorno mucho más grande y natural de un santuario diseñado para respetar la autonomía de los elefantes".

Los elefantes solitarios del zoo del Bronx

Los animalistas llevan tiempo denunciando la crueldad que supone que elefantas como Happy (y otros ejemplares) estén confinados en solitario dentro de un espacio de un acre (unos 4.000 metros cuadrados) que es mucho menor del que disfrutarían en su hábitat natural.

Se separa a los elefantes para evitar que se hagan daño

Los elefantes del zoo del Bronx como el de la imagen (un ejemplar llamado Patty) son separados y confinados en solitario para evitar disputas entre ellos. Desde el zoo se asegura, sin embargo, que a Happy se le ha permitido relacionarse a ratos con otro paquidermo.

Animales sociales e inteligentes

Los elefantes son animales muy sociales, construyen comunidades con reglas de convivencia, se ayudan, tienen emociones compartidas.... Por eso Nonhuman Rights Project denunció la situación de Happy como "encarcelamiento ilegal".

Imagen: David Heiling / Unsplash

¿El zoo del Bronx es una prisión?

Para Nonhuman Rights Project el zoo del Bronx es una cárcel para Happy. "Ella es humana" aseguró Steven Wise, presidente de la ONG, en declaraciones recogidas por The Washington Post.

Humanos o tan cerca de lo humano que merecen ser tratados como personas

El argumento jurídico utilizado por Nonhuman Rights Project no es tan simple como afirmar que los elefantes son personas. Ante el Tribunal de Apelaciones de Nueva York los abogados animalistas defendieron que los elefantes son cognitivamente complejos, autónomos y autoconscientes hasta el punto de asemejarse en muchas de sus características (incluida la capacidad de sufrir) al ser humano. De ahí que se pida el fin de lo que consideran un "encarcelamiento ilegal" que provoca un padecimiento severo.

Imagen: Nam Anh / Unsplash

Los argumentos del zoo

“En el zoológico del Bronx nos enfocamos en lo que es mejor para Happy, no en términos generales sino como un individuo con una personalidad única y distinta" dice un comunicado del zoo.

Happy, la elefanta que se mira ante el espejo

Pero la "humanidad" de Happy, su semejanza a lo que somos como especie, cuenta con un detalle revelador: con esta elefanta del Bronx se hizo un experimento colocándole un espejo y ella se reconoció (los investigadores lo dan por hecho ya que se tocó reiteradamente una marca que tenía en la cabeza ocasionada por una antigua herida). Fue una prueba de autoconsciencia.

Imagen: Inga Gezalian / Unsplash

Los elefantes y la muerte

La proximidad entre elefantes y humanos también se revela en los hábitos funerarios de los paquidermos. La muerte de uno de los suyos les duele, se han observado evidentes actitudes de duelo y sufrimiento por pérdida, y existe una especie de ritual de "enterramiento" o "funeral" entre algunos elefantes.

Imagen: Mylon Ollila / Unsplash

47 años en Nueva York

Para quienes defienden que Happy sea enviada a un santuario (imposible su reingreso en el habitat natural donde nació) un dato importante es el número de años que lleva la elefanta "condenada". 47. Toda una vida en Nueva York, en un lugar absolutamente ajeno a su naturaleza.

Imagen: Isaac Sloman

Argumentos legales del zoo

Según The Washington Post, Ken Manning, abogado del zoo del Bronx, argumentó ante el Tribunal de Apelaciones donde se trató el asunto que Happy ni está sufriendo ni está retenida. Para liberarla tendría que haber habido, dijo el abogado, detención ilegal, pero eso sólo es aplicable a humanos y "aquí no ha habido detención ilegal".

Se toca la trompa con una amiga elefanta

El zoo del Bronx también argumenta que, aunque pasa casi todo el tiempo sola, Happy puede, a veces, tocar con la trompa e interactuar a través de la valla con una elefanta que está al lado.

Demasiado parecido a la cárcel

Pero para los defensores de los animales la situación de Happy es demasiado parecida a la de los reclusos de cárceles como la de Rikers Island (dicen que la peor prisión de Estados Unidos). Soledad, aislamiento, algún momento de socialización en el patio, vuelta a la celda, rutinas...

El tribunal decidirá

Este mes de mayo de 2022 las partes expusieron sus razones al Tribunal de Apelaciones de Nueva York, que, según The Washington Post, hará público su dictamen al respecto en los próximos meses.

Imagen: By Tracy Collins, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=27288655

Precedente liberador

Nonhuman Rights Project quiere seguir liberando elefantes de los zoológicos de todo el mundo si un tribunal acepta su argumento de que estamos ante animales tan cercanos al ser humano que pueden haber sido sometidos a "detención ilegal".

¿Y los simios?

Pero ¿y los simios de los zoos? ¿No son ellos casi humanos? ¿No son, de alguna manera, personas? ¿No habría que liberarles también?

Imagen: Amy Reed / Unsplash

La inacabada controversia de los zoológicos

El fondo del asunto es la discusión sobre si el destino de todos los parques zoológicos es el cierre (por estar científicamente desfasados y por razones morales). Esa controversia sigue abierta.

Un futuro en libertad

Un elefante asiático como el de la imagen puede llegar a vivir 70 años. Happy pertenece a esta especie y tiene 47. Todavía le queda existencia para descubrir, aunque sea en un santuario, lo que significa la libertad.

ADEMÁS: Enfermedades casi desconocidas que se están convirtiendo en amenazas globales

Más para ti