Manual para padres y madres: el nombre perfecto según un algoritmo

¿Cómo llamamos a nuestro hijo?
Más de 90.000 nombres para elegir
Bantling
1. Que el nombre no pueda confundirse (lo siento, Kate)
2. Que sea fácilmente pronunciable (no es el caso de Saoirse Ronan)
3. Que sea un nombre atemporal pero no muy de moda (Ethan reunió ambas condiciones)
4. Que no sea raro
5. Que no sea un nombre demasiado común
6. Que no tenga un matiz demasiado religioso
7. Que sea un nombre breve
8. Que se deletree fácilmente
9. Que fuera un nombre sin posiblidad de acortar
10. Que el nombre no pueda alargarse
11. Que sonase bien en chino
12. Sin ambigüedad en cuanto a género
¡Tenemos un ganador!
Pero... ¿el nombre del bebé es matemático?
¿Cómo llamamos a nuestro hijo?

Nick Winter es un bloguero, desarrollador web y padre que vive en la costa oeste de los Estados Unidos. Cuando él y su pareja Chloe Fan tuvieron su primer hijo en 2015, se hicieron la gran pregunta que todas las parejas enfrentan cuando un bebé está en camino: ¿qué nombre elegimos para nuestra descendencia? Esta es la historia de cómo, a través de un algoritmo, eligieron "el nombre perfecto".

Imagen: CHUTTERSNAP / Unsplash

Más de 90.000 nombres para elegir

Así lo contó Nick en su blog: “Descargué toda la base de datos de nombres de la Seguridad Social, que incluye los 93.600 nombres que se han utilizado al menos 5 veces en un año desde 1880, desde John y Mary hasta Aaqil y Zyree”.

Bantling

Utilizando estos datos, Nick desarrolló Bantling, un algoritmo que lo ayudó a elegir entre miles de nombres posibles usando 12 reglas fáciles de seguir.

1. Que el nombre no pueda confundirse (lo siento, Kate)

Los nombres que suenan demasiado a otros nombres fueron penalizados por el sistema, ya que las personas tendrán dificultades para deletrearlos. Por ejemplo, Katie (como la actriz Katie Holmes) quedaría fuera ya que podría confundirse fácilmente con Catie, Cathy, Kathy, etc.

2. Que sea fácilmente pronunciable (no es el caso de Saoirse Ronan)

Los nombres que se pueden pronunciar de dos formas diferentes o que tienen R, también eran descartados por el algoritmo de Nick y Chloe. Saoirse Ronan es un buen ejemplo. La protagonista de 'Ladybird' habló en The Ellen DeGeneres Show en 2016 sobre la difícil pronunciación de su nombre, confusiones, rimas probables en inglés y otros asuntos molestos.

3. Que sea un nombre atemporal pero no muy de moda (Ethan reunió ambas condiciones)

Los nombres muy pasados de moda o demasiado de moda también eran penalizados por el algoritmo. Claro que esto puede ser subjetivo. Ethan  es un buen ejemplo de un nombre antiguo que de repente se hizo popular en las últimas dos décadas. Según los datos del censo de EE. UU., el 97% de los 'Ethans' estadounidenses nacieron después de 1989. ¿Una excepción adelantada a su tiempo? El actor Ethan Hawke.

4. Que no sea raro

Los nombres más raros fueron penalizados por el algoritmo. Algo como Kanye se ha convertido en un nombre familiar gracias al músico y ex marido de Kim Kardashian, Kanye West. Sin embargo, sin duda llamaría la atención de otros padres en la guardería.

5. Que no sea un nombre demasiado común

Sin embargo, elegir un nombre que sea demasiado común tampoco es una buena idea. Se le puede preguntar sobre ello al comediante británico David Mitchell, a la derecha de la imagen en un episodio de su comedia 'Peep Show'. David Mitchell ha bromeado en entrevistas porque comparte su nombre y apellido con un político del Partido Conservador.

6. Que no tenga un matiz demasiado religioso

Los nombres que son demasiado religiosos, o específicamente demasiado bíblicos, también fueron eliminados por esta pareja de Seattle. Oprah Winfrey se llamaba originalmente Orfa, en honor a una mujer mencionada en el Libro de Rut. Sin embargo, la gente no lo pronunciaba bien y "Oprah" ganó a su nombre real.

7. Que sea un nombre breve

Una de las reglas establecidas por Nick Winter es que los nombres no pueden tener demasiadas letras o sílabas. Ejemplo claro de un nombre breve que gana a un nombre largo: Lady Gaga es mucho más pegadizo y mucho más fácil de escribir que Stefani Joanne Angelina Germanotta (su nombre real).

8. Que se deletree fácilmente

El algoritmo también penalizó los nombres que no son fáciles de deletrear en voz alta. La cantante Liza Minelli tuvo que compener una canción titulada "Liza with a Z" para que dejarán de pensar que su nombre era Lisa.

9. Que fuera un nombre sin posiblidad de acortar

¿Por qué llamarse Benedict Cumberbatch cuando Ben Cumberbatch funciona igual de bien?

10. Que el nombre no pueda alargarse

El algoritmo también omitió los nombres que eran apodos de nombres más largos. El actor de Hollywood y ex esposo de Angelina Jolie, Billy Bob Thornton, seguramente no está muy contento con esta regla.

11. Que sonase bien en chino

La compañera de Nick, Chloe, es china, por lo que era importante que el nombre de su hijo fuera fácil de pronunciar para los hablantes nativos de chino y que se respetara la cultura de padre y madre. Algo justo teniendo en cuenta que las estrellas asiáticas llevan años adaptando su nombre a la cultura occidental. La estrella de 'Mulan', Liu Yifei, por ejemplo, solía trabajar con el nombre de Crystal Liu.

12. Sin ambigüedad en cuanto a género

Los nombres que eran ambiguos con el género también fueron rechazados. Esta regla resulta complicada ya que los nombres y la sociedad evolucionan. Un buen número de nombres derivados de apellidos ingleses, como Taylor, Madison o Parker, solían verse como inequívocamente masculinos hace algunas décadas. Hoy en día hay pocas dudas de que Taylor Swift es probablemente la portadora más famosa de un nombre antaño masculino.

¡Tenemos un ganador!

Al final, Nick y Chloe eligieron alrededor de 3.650 nombres y fueron filtrando con el único criterio del gusto. Los probaron también consultando a personas desconocidas- Después de probarlos, se quedaron con 15 nombres, luego cuatro y finalmente dos: Hazel para niña y Max un niño. Los nombres (supuestamente) perfectos. Max nació en julio de 2015.

Pero... ¿el nombre del bebé es matemático?

Claro que, si repasamos las normas del algoritmo utilizado, ¿Max no está rompiendo algunas de estas reglas? Puede que sí pero, al final, la amorosa decisión de una madre y un padre son lo único que cuenta.

ADEMÁS: ¿Llegó el fin de Facebook?

Imagen: Omar López / Unsplash

Más para ti