Y la colada de lava llegó al mar en La Palma