Últimas imágenes de la erupción de La Palma

Una semana de infierno
Dos coladas de lava juntas
Lenta destrucción masiva
Una altura imponente
¿Llegada al océano?
Confinamientos preventivos
Muchos obstáculos
Plataneras salvadoras (en parte)
Imposible poner fechas
La dura realidad del día
Nada volverá a ser como antes
Cenizas por doquier
Casas empantanadas de cenizas
Habilitando carreteras
Priorizando el acceso
Calles postapocalípticas
Una pesadilla palpable
World Central Kitchen
Todo cancelado
Una semana de infierno

El volcán Cumbre Vieja en la isla canaria de La Palma, en medio del océano Atlántico, cubre de cenizas la vida. Paró la erupción durante unas horas y volvió a emerger la lava. Nadie sabe qué va a suceder y lo único cierto es que este pedazo volcánico de la España insular está en medio de una catástrofe sin precedentes.

Dos coladas de lava juntas

Lo peor no es que haya pasado una semana, es que las noticias no son buenas. La nueva colada de lava que se ha generado en las últimas horas, ha conectado con la primera y juntas están acelerando la destrucción de todo lo que tocan

Lenta destrucción masiva

La colada de lava ha llevado a coger una velocidad de 400 metros hora, lo que ha llevado a arrasar el barrio de Todoque, en Llanos de Aridane, llevándose por delante el Campanario de la Iglesia de San Pío X, en una de las imágenes virales del fin de semana.

 

Una altura imponente

El centro de salud, el local de la asociación de vecinos y más casas han sido arrasadas por una lava que ha llegado a alcanzar los cinco metros de altura.

 

¿Llegada al océano?

Las autoridades esperan que la lava llegue al mar en las próximas horas, por lo que han ordenado el confinamiento en varias zonas de Tazacorte. Incluso en la distancia, la magnitud del volcán es abrumadora.

Confinamientos preventivos

A última hora del domingo, la colada de lava estaba a 1,5 kilómetros de llegar a la costa del Atlántico. A pesar de la cercanía, no se puede asegurar que la llegada sea inminente.

Muchos obstáculos

Básicamente, el recorrido que hace la colada no es recto y debe ir sorteando obstáculos. Por ejemplo, el barrio de Todoque está a poco más de 3 kilómetros de la costa.

Plataneras salvadoras (en parte)

Además, entre la colada de lava y el Atlántico, aparecen varias plantaciones de plátanos que podrían aminorar la marcha de la lava, aunque es una mera suposición.

 

Imposible poner fechas

Nadie se atreve a aventurar cuánto tiempo estará soltando lava el volcán de Cumbre Vieja. Es complicado, por no decir imposible, determinar cuán lejos llegará su devastación.

La dura realidad del día

La llegada de la luz del día no hace sino ratificar lo que de noche puede parece un mal sueño. La casa, la vida, los sueños, los recuerdos... Todo ha quedado sepultado bajo la lava y las cenizas.

Nada volverá a ser como antes

La isla de La Palma, literalmente, no volverá a ser la misma jamás. De hecho, por donde ha pasado la lava, es complicado que se pueda volver a plantar. Un golpe durísimo al segundo sector en relevancia de la zona, sólo por detrás del turismo.

Cenizas por doquier

Las cenizas que todo lo cubren. Los días pasan y las cenizas siguen acumulándose allá donde caen. Estos paneles solares tardarán en recuperar su normalidad, si consiguen hacerlo.

Casas empantanadas de cenizas

Las casas que no han sido arrasadas, presentan una acumulación de ceniza impactante. Más de 6.500 vecinos han sido desalojados por el momento, pero no todos ellos han perdido su casa.

Habilitando carreteras

Acceso a las carreteras. Mientras, los servicios de Emergencias hacen lo que pueden para facilitar la labor de todos los implicados en resolver este caos con poca solución, mientras no pare de echar lava el volcán.

Priorizando el acceso

Con toda la isla llena de ceniza, lo prioritario es dejar libre los accesos para posible evacuaciones y actuaciones.

Calles postapocalípticas

Sin duda, el apocalipsis que muchas veces ha vendido Hollywood debe ser parecido a esto. Calles grises, cubiertas de cenizas, gente callada, sin mirarse siquiera y un sentimiento comunitario de tristeza y desazón ante una madre naturaleza desatada.

Una pesadilla palpable

La cantidad de ceniza que hay por toda la isla es inabarcable.

World Central Kitchen

El Chef José Andrés fue de los primeros en presentarse en La Palma para dar de comer a los desalojados y arrimar el hombro en la medida de lo posible. No todos los héroes llevan capa, algunos llevan gorro blanco y tienen ONGs que te devuelven la fe en la humanidad.

Todo cancelado

Al aeropuerto de La Palma está abierto pero los vuelos siguen todos cancelados. Así, el único acceso a la isla, a día de hoy, es por mar.

Nuevas imágenes de la erupción del volcán en la isla de La Palma

Más para ti