Sydney Sweeney, una estrella en ascenso