Sinéad O'Connor: tragedia, excesos y controversia