Olivia Rodrígo, la nueva reina del pop