¿Qué sucede con la erupción de La Palma?

Un inesperado descanso
Tomar fuerza para seguir
Gran explosión
Un cambio de dirección peligroso
Sin lluvia ácida, de momento
A la espera del contacto con el mar
Ácido clorhídrico
Lluvia ácida inocua
Choque térmico
Devastadoras consecuencias
Un inesperado descanso

Este lunes, 27 de septiembre, l corazón de los habitantes de La Palma y el mundo entero se paralizó, cuando el volcán de Cumbre Vieja paró de echar magma, cenizas y gases.

Tomar fuerza para seguir

Fueron dos horas de incertidumbre consciente de que esto no había terminado y que el volcán se había tomado un descanso para seguir con más fuerza.

 

Gran explosión

Así, tras este periodo de calma intranquila, el volcán volvió a entrar en erupción y lanzó un estruendoso chorro de magma al aire. De hecho, los expertos avisan que estas explosiones pueden tener continuidad en los próximos días.

Un cambio de dirección peligroso

Tras la reactivación del volcán, los expertos temen que el cambio de dirección del viento comience a llevar cenizas y dióxido de azufre a las islas de Tenerife y La Gomera.

Sin lluvia ácida, de momento

Eso sí, por el momento, al menos a lo largo de este martes, se ha descartado la posibilidad de que se produzca una lluvia ácida.

A la espera del contacto con el mar

Todo apunta a que ésta sí llegaría a producirse cuando la lava haga contacto con el Océano Atlántico.

 

Ácido clorhídrico

Al entrar en contacto la lava con el agua, se producirán tremendas columnas de vapor de agua que irán cargadas de ácido clorhídrico que podrían derivar en esta lluvia ácida. Eso sí, los expertos tranquilizan, asegurando que los efectos para la salud de los presentes en la isla serán mínimos.

Lluvia ácida inocua

Desde The Environmental Protection Agency (EPA) de Estados Unidos, mandan un mensaje de calma, asegurando que la lluvia ácida "no es más peligrosa para los humanos que caminar bajo una lluvia normal".

Choque térmico

El motivo de esta reacción es sencillo. El agua del océano está a unos 20ºC, mientras que la lava supera los 1.000ºC. El choque térmico es de tal magnitud que formará los conocidos como penachos, las columnas de vapor de agua antes mencionadas. A última hora de este lunes, la colada de lava estaba a poco más de 800 metros del mar en línea recta. A pesar de ello, no hay previsión exacta de cuando llegaría al Océano Atlántico.

 

Devastadoras consecuencias

Mientras, el paso de la lava sigue siendo devastado y en algunos tramos ha llegado a alcanzar un grosos de 50 metros que ya va camino de destruir 20 km de carreteras, más de 500 casas y ha cubierto de cenizas un área superior a 1.500 hectáreas. Si tenemos en cuenta que una hectárea equivale, más o menos, a un campo de fútbol, cuesta hacerse una idea de la dimensión de la catástrofe.

Últimas imágenes de la erupción de La Palma

Más para ti