Mina El Hammani, una estrella en ascenso