La maldición de ‘Glee’: tragedias y oscuridades de una serie