La ‘maldición’ que cayó sobre Glee