Pasado y presente de Joaquín Sabina

Orígenes de Joaquín Sabina
El hijo del inspector
Comienzos artísticos en las catacumbas madrileñas
Malas compañías (1980)
OTAN no, bases fuera
Sabina y compañía
Juez y parte (1985)
Joaquín Sabina y Viceversa
Gurruchaga y el Rock-Ola
El bombín de Joaquín Sabina
Joaquín Sabina y su amor a Argentina
Joaquín Sabina y Maradona
19 días y 500 noches
La nube negra
Joaquín Sabina y Ana Belén
Serrat y Sabina, pareja de hecho
Las noches de Joaquín Sabina
Sabina y el ex presidente Zapatero
Madrileño de honor
Sabina inmortal
Se salvó de la Covid 19 y está vacunado
Orígenes de Joaquín Sabina

Nació el 12 de febrero de 1949 en la localidad jienense de Úbeda, donde se hizo contestatario, cuenta la leyenda que lanzó un cóctel molotov contra una sucursal bancaria y por eso marchó al exilio londinense hecho todo un hippy, regresó a hacer el servicio militar (en Mallorca) y ya se instaló en Madrid, su ciudad para siempre. Comenzaban aquellos maravillosos 80 que no sólo serían Movida madrileña.

El hijo del inspector

El padre de Joaquín Sabina era inspector de policía. También, según ha contado el cantautor, aficionado a los versos. Al policía le salió un hijo rebelde y farandulero. Joaquín Sabina contó en alguna ocasión, como broma tierna, que las últimas palabras de su padre fueron: "¿De dónde sacan tanto dinero las diputaciones provinciales?"

Comienzos artísticos en las catacumbas madrileñas

Arrancó la década de los 80 con Joaquín Sabina tocando en un sótano madrileño donde se servían copas y que se llamaba La Mandrágora (en la Cava Baja, actualmente convertido en el bar Lamiak). Compartía escenario con Javier Krahe y Alberto Pérez. La actuación se convirtió en disco en directo.

Malas compañías (1980)

El primer disco de Joaquín Sabina fue 'Inventario' pero el propio cantautor dice que prefiere no recordarlo. 'Malas compañías' es su primera gran obra: contiene canciones tan hermosas como 'Calle melancolía' o 'Qué demasiao'.

OTAN no, bases fuera

También en aquellos años prodigiosos (los 80 fueron suyos) se vio a Joaquín Sabina junto a la tropa progre del cantautorismo manifestándose, por ejemplo, contra la entrada de España en la OTAN. Pero Felipe González convocó un referéndum y España votó sí, en contra de la opinión de los cantautores.

Sabina y compañía

El bohemio y crápula Sabina pronto se hizo amigo de otros artistas del momento: como su adorado Luis Eduardo Aute, a quien siempre profesó rendida admiración.

Juez y parte (1985)

El cantautor jienense seguía siendo vecino de la calle Tabernillas del barrio de La Latina pero ascendía hacia el estrellato a través de sus apariciones en televisión. Fernando G. Tola le sacó en sus programas que parecían tan modernos entonces y quizás también ahora. 'Juez y parte'.

Joaquín Sabina y Viceversa

La diferencia entre Joaquín Sabina y otros cantautores está en su vertiente rockera. Se asoció con el grupo Viceversa (ahí estaba ya su inseparable amigo Pancho Varona) e hizo conciertos que se parecían más a los de Miguel Ríos que a los de Joan Manuel Serrat. Sabina, ladies & gentlemen.

Gurruchaga y el Rock-Ola

De hecho, Joaquín Sabina nunca ha dudado en colaborar con artistas de otros territorios musicales. Y lo mismo ha actuado con Javier Gurruchaga que se atrevió a subirse al escenario del mítico Rock-Ola madrileño, templo de la Movida, el punk madrileño y otras modernidades. No fue el mejor concierto de su vida, pero ahí quedó.

El bombín de Joaquín Sabina

El bombín de Joaquín Sabina es un icono que viene de lejos y que, incluso, da nombre en Madrid (en la misma calle donde viviera el artista -la citada Tabernillas-) a un restaurante.

Joaquín Sabina y su amor a Argentina

Joaquín Sabina ama Argentina y Argentina ama a Joaquín Sabina. En realidad, Sabina ama Lationoamérica con toda su alma: México, Ecuador, Bolivia, Perú... En la imagen está actuando con Charly García, rockero que ha competido largamente en excesos con Sabina.

Joaquín Sabina y Maradona

A Joaquín Sabina le encanta aprovechar su celebridad para conocer figuras de renombre. Maradona o el actual Rey de España, a quien invitó a cenar a su casa junto a la esposa del monarca, Letizia, cuando ambos eran respectivamente príncipe y princesa. Al subcomandante Marcos no llegó a conocerle porque el revolucionario mexicano quiso hacer madrugar al cantautor y Joaquín Sabina eso sí que no lo consiente.

19 días y 500 noches

En 1999 edita Joaquín Sabina la que se considera su obra maestra: '19 días y 500 noches', un álbum que le consagra y que le lleva a la gloria definitiva. "Lo nuestro duró/ lo que duran dos peces de hielo/ en un whisky on the rocks": versos tan hermosamente sabinianos como estos se hallan en un disco que luego cantaría (una y otra vez) en tantísimos conciertos.

La nube negra

E inmediatamente después del increible éxito de '19 días y 500 noches' sucede el cataclismo. Un infarto cerebral le coloca en una delicada situación de salud y, tras recuperarse físicamente, comienza una etapa depresiva de la cual saldrá aproximadamente en 2004.

Joaquín Sabina y Ana Belén

Joaquín Sabina sale adelante con los cuidados de su mujer, Jimena, y el apoyo de amigas y amigos de la farándula. Como Ana Belén. A otras amistades, tras el incidente de salud, se les aparta. La noche, la sustancias tóxicas y los excesos van quedando atrás.

Serrat y Sabina, pareja de hecho

Y Sabina y Serrat se convierten en pareja artística para sucesivos conciertos. Ambos se estiman, se admiran y se complementan.

Las noches de Joaquín Sabina

Sabina ya no sale de noche pero vive de noche. En realidad, el propio Joaquín Sabina ha contado que muy pronto dejó los bares para recluirse en su casa de la plaza de Tirso de Molina en Madrid, donde invitaba a sus amigas y amigos: gente de la música, la poesía o la mala vida en general. Aquellas fiestas hasta la madrugada tuvieron que moderarse tras su incidente de salud pero todavía le gusta tomarse un tequila en buena compañía.

Sabina y el ex presidente Zapatero

Joaquín Sabina siempre ha opinado de política. Y siempre ha apoyado a la izquierda. Lo hizo con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de España entre 2004 y 2011.

Madrileño de honor

Joaquín Sabina forma parte de Madrid. Es más, ha escrito (al menos) dos auténticos himnos de la ciudad: 'Pongamos que hablo de Madrid' y 'Yo me bajo en Atocha'.

Sabina inmortal

Joaquín Sabina, en los últimos años, tiene una "mala salud de hierro" que da ciertos disgustos pero sigue vivo y con ganas de subirse a escenarios. Aunque, a veces, se caiga de ellos. Sucedió el 12 de febrero de 2020, día de su cumpleaños, en Madrid. Actuaba junto a Serrat y cayó desde una altura de dos metros, lo cual le provocó fracturas en el hombro y una hemorragia cerebral que en seguida fue operada y solucionada. Sabina salió bien de la operación y lo primero que pidió fue un cigarrillo. Genio y figura.

A

Se salvó de la Covid 19 y está vacunado

Y el coronavirus respetó al genial cantautor, sobrevivió en su confinamiento, ya está vacunado y comienza a salir a algún que otro evento, como en esta imagen de 2021 tomada en la presentación de la biografía de un gran amigo suyo, Javier Krahe, ya fallecido.

ADEMÁS: La mejor canción del pop español

Más para ti