La realeza en tiempos del coronavirus