La mortal maldición de ‘La isla de las tentaciones’ británica