La maldición de los Oscar: ganaron y (casi) desaparecieron