La interminable caída al abismo de Ernesto de Hannover